Nutrición y Dietética

La dietética representa uno de los pilares básicos en el tratamiento de del sobrepeso. La obesidad es un grave problema que se arrastra desde el siglo pasado, en el cual se produjeron los cambios en los hábitos alimenticios y de vida que actualmente son unas de las causas actuales. En la lucha contra ella es fundamental el abordaje a diferentes niveles, que se mantenga en el tiempo, incluso a veces un cambio definitivo de los hábitos alimenticios incorrectos. La obesidad es el resultado de un desequilibrio en el tiempo, generalmente, entre las calorías que se ingieren y las que se gastan. Lo que genera un balance positivo que se acumula en el organismo en las zonas de tejido graso.

Existen multitud de dietas que varían desde la dieta hipocalórica clásica, con un equilibrio entre los distintos tipos de nutrientes en cada comida, hasta las famosas dietas disociadas entre las que destacan las dietas con ingesta elevada de proteínas. En estos casos es esencial el estricto control del paciente por parte de un médico, así como controles periódicos mediante análisis de sangre.

Actualmente también existe la opción de las dietas proteinadas con apoyos a nivel de batidos y tentenempies controlados farmacológicamente que permiten reducir el peso, un control médico y un cambio metabólico y nutricional progresivo. Con descensos importantes de peso, sin sensación de falta de azúcar o con estados depresivo que aparecen el otros procesos de reducción de peso, se están estableciendo como una alternativa importante a la dieta hipocalórica simple.

La farmacoterapia moderna, siempre bajo el control de médicos cualificados, representa un apoyo fundamental en los tratamientos de reducción ponderal. No sólo a nivel de los preparados alimenticios y su sustitución por las comidas en base a alimentos, sino por la posibilidad de asociar tratamientos reguladores de las enzimas o neurotransmisores cerebrales para evitar los saltos o fallos en el mantenimiento de la dieta.

TIPOS DE DIETA

DIETA DISOCIADA

La Dieta Disociada Intenta no ser una dieta calculada a nivel calórico. Por ello recomienda un desayuno completo, y las comidas principales consisten siempre en un primer plato de verde favoreciendo la digestión de los alimentos y disociando el segundo plato.

Se basa en hacer las dos comidas principales con un primer plato verde (en todas sus versiones: verdura, ensalada, cremas de verdura etc..) y un segundo plato disociando la proteína animal, de legumbres y cereales. De esta forma, se promueve la separación de alimentos según el grupo al que pertenecen, para conseguir una dieta hipocalórica sin tener sensación de restricción de la cantidad de alimentos. Apoyada por ejercicio físico, la menor entrada de alimentos y la mayor salida (o gasto) de energía se traduce en una pérdida de peso paulatina con una dieta variada y amena.

Es una dieta sana si el día es completo a nivel macronutrientes, es decir si se compensa la cena con lo que no se ha comido a medio día (ejemplo: comida proteína animal, cena: legumbre). Puede presentar carencias si no se hace de forma ordenada y bajo supervisión médica. Pérdida de peso en función de los hábitos anteriores a la dieta, la moderación y el ejercico físico.

DIETA PROTEINADA

La Dieta Proteinada es una dieta que representa un aporte de proteínas ajustado a los requerimientos del organismo, baja en hidratos de carbono y en lípidos. Por su bajo aporte calórico se clasifica como una dieta muy baja en calorías (DMBC, o en siglas inglesas, VLCD, es decir, Very Low Calorie Diet), ya que representa un aporte inferior a 800 kcal/día, indicada como plan dietético para la pérdida de peso.

La ingesta de proteínas se ajusta a 0,8-1,2 g de proteínas por kilo de peso ideal, con el objetivo de cubrir las necesidades mínimas del organismo y proteger la masa magra. Las proteínas se ingieren principalmente a través de productos alimenticios que contienen proteínas de alto valor biológico, con el objetivo de garantizar su funcionalidad en el organismo.

El aporte de hidratos de carbono es inferior a 50g/día, con lo que la dieta proteinada representa una dieta cetogénica. La cestosis es un proceso fisiológico que se establece ante aportes de hidratos de carbono inferiores a 100 g por día, por lo que, en un proceso de adaptación para obtener la energía necesaria, no aportada ésta por los hidratos de carbono de la dieta, se utilizan fuentes de energía alternativas, como son las grasas de los tejidos de reserva. La degradación de las grasas de reserva libera cuerpos cetónicos que se distribuyen por la sangre y se pueden eliminar por la orina, el sudor y la saliva principalmente. Así, el bajo aporte de hidratos de carbono produce una situación metabólica que favorece la pérdida de tejido graso.

El aporte de lípidos se ajusta a 10 g de aceite de oliva al día (el mínimo de grasas según indicación para las VLCD en base a ácido linoleico), con lo que se mantiene el normofuncionamiento biliar, evitando el riesgo de colelitiasis.

Para cubrir los requerimientos del organismo, la dieta proteinada se complementa con la suplementación de vitaminas, minerales (K, Na, Mg, Ca) y ácidos omega que cubren la Cantidades Diarias Recomendadas en el seguimiento de una Dieta Muy Baja en Calorías.

Es importante aceptar que no hay dietas Express y por lo tanto el tratamiento debe ser en el tiempo y debe ser en varios niveles. Hay que modificar los hábitos alimenticios, pero también el sedentarismo propio de nuestra sociedad. Estas acciones se realizan tantos con tratamientos asociados en el propios centro, masajes liporreductores, electroestimulación o endermología, como con trabajos personalizados con ejercicios físicos.