Mamoplastia de reducción

La reducción de pecho es una técnica que permite remodelar unos senos grandes, disminuyendo su peso y tamaño. Mejora la estética y descarga la columna vertebral y los hombros.

Es una cirugía especialmente gratificante pues, después de la intervención, mejora sustancialmente la estética del pecho y se percibe inmediatamente alivio del sobre-esfuerzo por el exceso de peso.

¿POR QUÉ LA INTERVENCIÓN?

Esta es una intervención que, generalmente, se realiza para cubrir dos tipos de necesidades, una de tipo estético, ya que unas mamas excesivas mejoran su aspecto con la reducción, y otra por motivos de salud, mejorando las molestias de espalda al liberarse del peso sobrante.

TÉCNICAS EMPLEADAS PARA LA REDUCCIÓN DE SENOS

La técnica quirúrgica a emplear depende del volumen a reducir, de la piel del pecho y de la posición inicial en que se encuentre el conjunto areola-pezón.

Siempre que es posible, la incisión es mínima y queda disimulada rodeando la areola y se hace una incisión vertical o en forma de “T” invertida (partiendo de la areola), dependiendo del caso.
Esta intervención no sólo se limita a reducir las mamas, sino que también se igualan y se les dan una forma natural y estética. Por ello es una intervención de duración algo mayor que otras de cirugía plástica.

DURACIÓN DE LA OPERACIÓN DE REDUCCIÓN MAMARIA

La intervención dura entre dos y tres horas, variando en función de la morfología de la persona y de la técnica empleada.

¿QUEDARÁN MARCAS?

La incisión es siempre la menor posible. En el límite de la areola, queda disimulada por la propia rugosidad del tejido y el cambio de color, al cabo de muy pocos meses; en la incisión vertical o en forma de “T” invertida se utilizan técnicas de minimización del rastro, específicas de la cirugía estética, por lo que la cicatriz se humaniza (se estrecha y adquiere el color del resto de la piel colindante) en un plazo de alrededor de seis meses a un año.

RESULTADOS

Es efectiva desde el propio día de la intervención, pero el resultado final no se consolida hasta pasado un período que oscila entre tres y ocho meses, que es el tiempo que suelen requerir las mamas para asentarse en su forma definitiva.

¿HAY EFECTOS SECUNDARIOS?

Aunque este tipo de operación no tenga prácticamente ningún tipo de efecto secundario, puede darse algún caso en el que se encuentre algún tipo de repercusión.

La lactancia puede verse afectada, pero este hecho no puede predecirse en su totalidad en la intervención de reducción de senos.